¿HAS MIRADO LOS FILTROS? EVITA ESA PREGUNTA

¿Has mirado los filtros? Si te ha tocado alguna vez escuchar esta pregunta de tu fontanero, has llegado al sitio correcto. Te explicamos cuál es el secreto para no volver a escucharla.

Cuantos de nosotros hemos acabado llamando a un fontanero con algún problema en nuestras tuberías o grifos, y hemos escuchado esta pregunta del profesional…y es que un mal mantenimiento de los filtros de nuestra instalación de agua, suele ser el problema más común en todos los hogares, y el que provoca más averías en todas nuestras tuberías y grifos. Así que es hora de solucionarlo, y que no tengamos que volver a escuchar esta pregunta, o por lo menos, si la escuchamos, que no sea por no haber puesto todo lo posible por nuestra parte.

Los filtros son una pieza de gran ayuda en nuestra instalación de agua del hogar, son los que nos ayudan a que nuestras tuberías y grifos funcionen correctamente, y nuestro agua de consumo diaria sea lo más adecuada posible, pero como todo, necesita una limpieza, y un mantenimiento, mínimo mensual.

El mayor problema que sufren los filtros, y el más silencioso, ya que puede pasar totalmente desapercibido hasta que ya no hay solución, es el de la cal. Dependiendo de la región en la que vivamos, este problema aumenta o disminuye, ya que la cantidad de cal en el agua depende del tipo de suelo de cada zona. A mayor cal, será un agua más dura, y, por lo tanto, mayor deberá ser nuestro cuidado con los filtros.

Hay que dejar claro, que porque el agua de nuestra zona sea agua dura no significa que nuestra salud corra ningún tipo de riesgo, si es cierto que puede causar picores en personas con pieles muy sensibles o en bebés, pero esto serían tan solo casos aislados, y sin ninguna gravedad. Lo que este agua dura perjudica, realmente, es al funcionamiento normal y correcto de nuestras tuberías y grifos, ya que al estar pasando el agua constantemente por el interior de estas piezas, se van quedando restos de esta cal que lleva el agua, y formando películas de este tipo de sales, que aunque muy finas, con el paso del tiempo llegarán a formar tomos gruesos, y duros como piedras, que van obstruyendo las tuberías e incluso los filtros, tanto de estas últimas como de los grifos.

Otro de los grandes problemas, sobre todo en la cocina y en el baño, son los pelos y los restos de sustancias, o comida, que se cuelan, o dejamos caer, como si de trituradoras o papeleras se tratase. Esto produce un gran atascamiento que pude convertirse en un buen quebradero de cabeza.

Un buen mantenimiento de tus filtros y tuberías es la solución más acertada para evitar males mayores, un mantenimiento preventivo, que llaman los profesionales del sector, y esto, podemos hacerlo en casa con solo adquirir unas buenas costumbres diarias, y con una serie de tratamientos específicos de vez en cuando para deshacer o desatascar lo poco que vaya acumulándose en nuestros filtros y tuberías, antes de que se convierta en un problema serio.

  • Deberemos, siempre, prestar atención y tener cuidado para no dejar pasar por nuestros sumideros ninguna sustancia perjudicial. Limpiar bien los restos de comida del fregadero para que no acaben en la tubería, los pelos de la ducha después de cada baño, etc. Son pequeños actos que no nos supondrán ningún esfuerzo, y que nos salvarán de muchas averías.
  • Usa rejillas en todos los desagües. Esto evitará que pasen a las tuberías la mayoría de sustancias indeseadas.
  • Limpiar los filtros de los cabezales de los grifos periódicamente. Los restos de cal también se quedan en éstos, y perjudican el paso del agua, por lo que deberemos desenroscarlos de vez en cuando y sumergirlos en vinagre durante una hora para que deshaga la cal por completo, y queden limpios de nuevo.
  • Limpiar el interior de las tuberías. Realiza una mezcla de líquidos caseros para desatascar las tuberías, puedes utilizar vinagre o bicarbonato, siempre con agua muy caliente. Estos productos naturales son muy apropiados, y no son nocivos como los químicos para desatascos.
  • Limpiar el sifón. El sifón que queda a la vista, es decir en el exterior, podemos limpiarlo fácilmente nosotros mismos, tanto el de lavabos como el de fregaderos, sin tener que llamar a un fontanero. Solo tenemos que desenroscarlo para para limpiar su interior. Recuerda siempre poner un cubo debajo, ya que el agua que quede en él, caerá.
  • Utiliza desatascadores. Los desatascadores de toda la vida son muy eficaces, y ayudarán notablemente en tu limpieza y mantenimiento de desagües y tuberías.

Convirtiendo en costumbre estos pequeños actos, evitaremos la mayoría de los problemas con nuestros filtros, y evitaremos con ello la famosa pregunta de: ¿has mirado los filtros?

 

 

Como reparar bañera desconchada ?

Para reparar una bañera desconchada es necesario contar con las herramientas necesarias. De lo contrario, esta tarea puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Estás por aprender cómo arreglar una bañera desconchada con un reparador de cerámica profesional que puedes adquirir sin problemas en la ferretería más cercana.

Utilizaremos un kit especial para reparar bañeras desconchadas, este trae los siguientes materiales: lija gruesa, lija fina, masilla reparadora, endurecedor, espátula y pintura.

Pasos para la reparación:

  • Limpiaremos exhaustivamente toda la zona a reparar. Eliminaremos el óxido con la lija gruesa y después asearemos todo el lugar afectado sin dejar ningún rastro de grasa. Esperaremos todo el tiempo que sea necesario para que se seque sin dejar nada de humedad.
  • Prepararemos la mezcla para la reparación. Aquí incorporaremos un poco de endurecedor a la masa. Lo recomendado es una parte de endurecedor por treinta de masilla.

Con la mezcla lista, tendremos cuatro minutos para aplicar la masilla. La idea es rellenar cada hueco que tenga la bañera con nuestra mezcla, esto lo haremos con ayuda de la espátula.

Cuando hayamos finalizado este paso dejaremos secar la zona por cuarenta minutos.

  • Una vez que la mezcla se haya endurecido eliminaremos el exceso de masilla utilizando la lija fina. Debemos dejar la bañera con un aspecto fino y sin bultos.
  • Llegó la hora de pintar. Agitaremos el aerosol para evitar grumos, lo mantendremos a una distancia de 15 cm de la zona afectada y aplicaremos una segunda mano a los 10 minutos de haber culminado el proceso.

Aunque no destacará por un hermoso acabado, la bañera durará bastante tiempo ya que estos productos tienen mucha resistencia a la humedad y a las altas temperaturas.

Teniendo los productos adecuados, arreglar una bañera desconchada no posee mucha complejidad. Sin embargo, es necesario realizar cada paso con mucha atención para no cometer errores que afecten el proceso de reparación.

COMO CAMBIAR LOS GRIFOS DE CASA Y NO ACABAR EMPAPADO

¿Estás decidid@ a cambiar los grifos de casa tú mism@? En este artículo vamos a intentar darte unos consejos imprescindibles para que todo salga según lo previsto, sin contratiempos inesperados.

Sabemos lo que nos supone a muchos de nosotros el hecho de tener que reparar, o cambiar, cualquier pieza del hogar, son gastos inesperados la mayoría de las veces, y que no siempre nos vienen bien, ni en el momento más oportuno, de hecho, normalmente, todo lo contrario, nos vienen en el peor momento posible. Lo que sí está claro es que son cosas necesarias para todos nosotros, dependemos día a día, hora a hora, y minuto a minuto, del funcionamiento correcto de todo nuestro hogar. Por este motivo vamos a daros unos sencillos consejos a seguir, que ayuden en la tarea que tenéis entre manos, sin que tengáis que hacer un gran gasto económico.

Lo más fácil, y lo más sensato, en la mayoría de los casos, es llamar a un fontanero profesional para que nos solucione el problema con nuestros grifos de forma rápida, profesional, y con las mayores garantías posibles, tanto de éxito en la tarea que nos concierne, como de durabilidad en el tiempo, pero esto supone un desembolso económico, y como ya sabemos, no siempre se puede, por ello os animamos a intentar solucionar el problema con los grifos vosotros mismos.

Lo primero es asegurarnos, en la medida de los posible, de que nuestro grifo no tiene arreglo, ya que pudiera ser que no necesitásemos un cambio de grifo, sino una reparación, o un simple ajuste, incluso el cambio único de la junta o goma, por lo que antes de gastarnos el dinero en un grifo nuevo, hemos de intentar averiguar cuál es el problema del mal funcionamiento de nuestro grifo. En la web encontraremos siempre la información necesaria, sobre todo en páginas especializadas en fontanería, y en video- tutoriales, por lo que busca, infórmate, y observa, esto es imprescindible para convertirnos en fontaneros aficionados si queremos realizar los arreglos o cambios del hogar nosotros mismos.

Una vez que tengamos más o menos claro de dónde viene nuestro problema con el grifo en cuestión, y que nuestro diagnóstico, irremediablemente, conlleva un cambio de grifo, ¡vamos a ello!

Es imprescindible que tengamos claro si queremos seguir con el mismo tipo de grifo, o por el contrario, y ya que tenemos que sustituir el antiguo, vamos a aprovechar para poner uno de otro tipo o estilo. Y una vez que lo tengamos claro, continuamos con el proceso. Si nos decidimos por cambiar de tipo, es recomendable dejarnos asesorar por un profesional, puesto que no cualquier grifo nos vendrá bien en todos los casos, y lo que necesitamos es acertar con el cambio, a peor nunca hay que ir.

Lo primero de todo antes de tocar nada, es cortar el agua, tanto la caliente como la fría, cortar las llaves de paso, si la estancia cuenta con llaves concretas, y las llaves generales de agua de nuestra vivienda también, para evitar empaparnos, e inundarnos.

Una vez cortada el agua, lo suyo es que desmontemos nuestro grifo, que no nos resultará muy difícil, y siempre podemos contar con la ayuda de la información que encontraremos en páginas especializadas en fontanería, y video- tutoriales paso a paso de como desmontar nuestro grifo, según el grifo que tengamos. Ya que, puesto que todos los grifos no son iguales, y dependiendo de si es un grifo de la ducha, un grifo del lavabo, un grifo del fregadero, o incluso un grifo de nuestro patio, su desmonte será muy distinto, aunque ninguno de ellos presenta grandes dificultades, ni necesidad de contar con muchos conocimientos de fontanería, por lo que con un poco de información específica del tipo de grifo que sea nuestro caso, y un poquito de mañana (esto siempre es importante para cualquier cosa que queramos cambiar o reparar en casa nosotros mismos, aunque también se coge con la práctica, así que, sin miedo, siempre hay una primera vez para todo), lo conseguiremos, seguro.

Una vez desmontado, nuestro consejo es llevar el grifo antiguo como modelo a la hora de comprar el nuevo, ya sea porque vamos a sustituirlo por otro igual, o para que el especialista que nos atienda nos pueda guiar en la compra de un grifo de otro tipo o estilo pero que nos cuadre a la perfección.

Una vez que ya tengamos nuestro nuevo grifo, podemos comenzar, no nos olvidemos de ¡cortar el agua!, ojo con esto, es imprescindible. Y de la misma manera que desmontamos, hay que proceder a montar el grifo nuevo, recordemos que siempre podemos contar con la ayuda que encontraremos en páginas especializadas en fontanería, siempre buscando la información del tipo de grifo con el que vamos a trabajar.

Si el intento no da sus frutos, no lo dudes, y ponte en contacto con un fontanero profesional, te ahorrará tiempo y quebraderos de cabeza, a veces, lo barato sale caro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atasco Bote sifónico ¿Qué debo hacer?

Bote Sifónico

Entre los inconvenientes de fontanería más frecuentes que se presentan en el área del baño, tenemos la complejidad para tragar el agua. En virtud de esto es aconsejable que la ducha, el bidé o bien el lavatorio estén conectados a un “Bote Sifónico”; y de este mismo salga una conexión de mayor diámetro que sus desagües individuales, para el bajante o una cañería primordial.

Atasco Bote sifónico ¿Qué debo hacer?

Con la instalación de un Bote Sifónico nos ahorramos la necesidad de implementar sifones individuales. Ahora, el inconveniente surge cuando se produce un atasco en el Bote Sifónico instalado, dado que afectará la evacuación de uno o hasta múltiples de los elementos conectados a él. Asimismo son habituales los casos en que el lavatorio, por servirnos de un ejemplo, traga con complejidad; además de esto el agua que va drenando no se marcha al bajante sino que sale por la bañera. Entonces: ¿Qué podemos hacer en estos casos particulares?

Desmontaje Bote Sifónico:

El primer paso es encontrar la tapa del Bote Sifónico que va a estar en el suelo del baño y va a tener, generalmente, un tornillo en el centro. Girando la manivela al sentido contrario de las agujas del reloj la aflojamos; una vez que ceda, vamos a tirar de ella para sacarla, así tendremos a la vista el interior del Bote.

Tal como se ha comentado, el Bote tiene múltiples entradas de agua y una salida. Mirando desde arriba vamos a ver que hay un rebosadero junto a la salida.

Limpieza Bote Sifónico:

El funcionamiento del Bote es muy sencillo; el agua proviene de los diferentes sanitarios y se amontona la suficiente a fin de que las entradas queden sumergidas, taponando así el paso de olores desagradables. Sin embargo, el inconveniente es que la suciedad que acompaña al agua se amontone en el bote generando, con el tiempo, un atasco al cual será necesario realizarle un posterior desatranco.

Utilizando un par de guantes de goma, meteremos la mano para retirar toda la sustancia sólida que se hallaba en el Bote Sifónico, y que estaban obstruyendo el desagüe del agua. Esta suciedad que nos acostumbramos a localizar los fontaneros, acostumbra a ser pelos o bien pequeños elementos sólidos que se hayan colado por las cañerías con el normal empleo de los sanitarios.

Una vez limpio volvemos a montar todo tal como estaba, siguiendo el orden inverso al montaje; y los desagües, ahora sí, deben llevarse el agua sin problema ni obstrucciones. Es importante señalar que si no fuera de esta forma es posible que el inconveniente sea más serio de lo que parecía en un principio, por poner un ejemplo: un atasco del bajante o bien de la general; entonces no nos va a quedar más antídoto que llamar a los especialistas en la materia.

LOS PROBLEMAS DE LA CAL EN LAS TUBERÍAS

¿Crees que puedes tener problemas de cal en tus tuberías? Este es un problema muy común en la mayoría de los hogares, sobre todo en ciertos lugares, ya que depende del tipo de agua que tengamos por la zona en la que vivamos. Vamos a saber un poquito más del tema para poder solucionarlo.

¿Qué es la cal, y por qué depende del tipo de agua, y del lugar donde vivamos? Esto es lo primero que debemos saber. La cantidad de cal en el agua va a depender de la naturaleza sedimentaria del suelo del lugar en que vivamos. Por este motivo se diferencia entre “agua dura” y “agua blanda”, dependiendo del nivel de sedimentos en el suelo de la zona, así, el agua dura contendrá mucha cal, y el agua blanda contará con muy poquita. ¿De qué tipo de sedimentos estamos hablando? Principalmente calcio y magnesio, estos son los causantes de que se produzca la cal. Como es de esperar, hay distintos grados tanto de agua blanda como de agua dura, dependiendo de la cantidad de sales de magnesio o calcio que contenga el agua.

¿Es perjudicial para nuestra salud? Podemos estar tranquilos por lo que a salud se refiere, el agua dura, o con mucha graduación de cal no es perjudicial para nuestra salud, aunque sí es cierto que puede provocar ciertos picores en pieles muy sensibles, o en bebés, y tampoco es muy buena para el cabello, aunque estos son males menores.

¿En que nos perjudica la cal en el agua? En nuestros hogares, sin ninguna duda, aquí sí es un problema, y afecta al funcionamiento de nuestros electrodomésticos que utilizan el agua, tanto lavadoras y lavavajillas, como en calentadores, calderas, y termos, provocando averías, cambio de piezas, y un mayor gasto de energía para nosotros, que repercute en nuestra factura. Por este motivo es imprescindible que todos ellos cuenten con sistema de descalcificación, con el que prevenir y aminorar un poco el problema.

Cal en las tuberías. Este es el problema que más nos preocupa, podemos ir solucionando los que tenemos a la vista, la avería de un electrodoméstico, el cambio de alguna pieza de los mismos, etc., pero las tuberías no nos quedan al alcance, ni de la mano, ni de la vista. Podemos notar que algo no va bien en el paso del agua, pero no estamos seguros de cuál es el motivo real del problema, por eso, vamos a intentar ayudaros.

El paso del agua por las tuberías, va soltando partículas de esas sales de las que hablábamos, calcio y magnesio, que van creando una fina película, que va creciendo con el tiempo y la acumulación constante de una sobre otra. Esto provoca graves daños, ya que va obstruyendo los tramos de tuberías, y no deja fluir el agua con normalidad, afectando tanto al caudal como a la presión de la misma.

¿Cuáles son los indicios para saber si tenemos un problema de cal en nuestras tuberías? Lo primero que vamos a notar que es que nuestros grifos pierden su brillo habitual, para empezar, esto ya no sería una buena señal, pero hay mucho más, ya que si observamos bien, nos daremos cuenta de que nuestros azulejos de la ducha, o la mampara, tienen una fina capa blancuzca, y además empezaremos a darnos cuenta del mal funcionamiento del agua, menos cantidad que antes, y con mucha menos presión. Estos son los síntomas principales de que tienes un problema de cal en tu vivienda.

Vamos a realizar un truco casero para estar seguros de que tu agua tiene una gran cantidad de cal, es decir, es agua dura, y por ello estás teniendo problemas en las tuberías de tu hogar. Solo tienes que llenar una botella con agua del grifo, y otra la llenas con agua destilada, o agua embotellada, vas a echar la misma cantidad de jabón, y del mismo jabón, en las dos botellas, y a continuación agítalas. Si la botella con el agua del grifo ha hecho mucha menos espuma, ya no hay más duda, tu agua es dura, la cal hace que el jabón pierda su poder, y esto lo notarás al lavar igualmente.

Solución a la cal. Lo más efectivo es contar con un descalcificador en nuestras tuberías, también los hay comunitarios, por lo que recomendamos el asesoramiento de un profesional de la fontanería para optar por la mejor opción.

Si el problema ya lo tienes encima, puedes probar con un truco casero, que en algo ayudará. Agua caliente y vinagre, esto ayudará a deshacer un poco la cal de las tuberías, y si hablamos del exterior como cal en los grifos, el limón siempre es bueno. Es cuestión de probar, pero no se trata más que de un parche, puesto que el problema hay que atajarlo desde el origen, que no es otro que el “agua dura” de nuestra zona.