Nuestro Blog

AHORRA AGUA CON ESTOS CONSEJOS

Es el momento de ponernos serios ¡es el momento de comenzar a ahorrar agua!, sin dejar pasar ni un solo día más. Cuanto antes empecemos a realizar los pequeños cambios diarios que nos harán ahorrar agua, antes los convertiremos en costumbres en nuestro día a día.

Debemos concienciarnos todos con el tema del agua, cada vez llueve menos, cada vez hay más sequía, nuestros ríos cada vez tienen menos caudal, y este es un problema serio, que nos perjudica a todos, y que todos debemos empezar a reaccionar y a actuar para minimizar los daños.

Los 20 consejos más eficaces para ahorra agua:

  1. Controla tu consumo. Estar atento al contador del agua para controlar el consumo y detectar cualquier fallo o fuga.
  2. ¡Utiliza los tapones! Si cuentas con un fregadero doble, utiliza uno de ellos para fregar y el otro para enjuagar, sin dejar correr el agua, utiliza los tapones y llena ambos fregaderos para toda la loza.
  3. Usa la nevera para conseguir al momento agua fría. Tendemos a dejar correr el agua para conseguir agua un poquito más fría, y esto se convierte en un gasto innecesario de agua.
  4. Aprovecha el agua previa a la caliente. No dejes correr el agua hasta que salga caliente, utiliza un cubo o una jarra para no desperdiciar esa agua templada, podrás utilizar después para cualquier otra cosa.
  5. Sustituye la alcachofa de tu ducha por una de bajo flujo. No necesitas tanta presión de agua para ducharte, y es un gasto innecesario desperdiciar litros y litros para enjuagarnos.
  6. Utiliza aireadores o difusores para todos los grifos. Son baratos y fáciles de instalar. Te proporcionarán un gran ahorro constante al controlar el flujo del agua.
  7. Recoge el agua que suelta tu aparato de aire acondicionado en un recipiente. Esta agua podrás usarla después para cualquier otra cosa, como regar, por ejemplo.
  8. Usa los electrodomésticos solo cuando estén llenos. Pon el lavavajillas o la lavadora solo cuando su capacidad esté al completo, y utiliza los distintos programas de las mismas, cada uno tiene una función diferente, y un gasto de agua distinto, no debemos usar siempre el mismo, adécualo según cada necesidad.
  9. Elije bien el electrodoméstico antes de comprarlo. En ocasiones como esta, se puede aplicar aquella frase de “a veces lo barato sale caro”, hay que tener en cuenta las necesidades de consumo y de agua de la máquina, antes de elegirla. Aunque nos suba el precio en la compra, nos ahorrará gran cantidad de dinero a lo largo del tiempo.
  10. Instala en tu inodoro la doble descarga. Este pequeño cambio ahorrara miles de litros en tu baño.
  11. Mete una botella en la cisterna de tu inodoro. Si no puedes cambiar en estos momentos a un sistema de doble descarga, mete una botella dentro de la cisterna, esto hará que no se llene del todo su capacidad.
  12. Dúchate, no te bañes. No es lógico llenar la bañera para tan solo lavarte, la ducha es rápida, y no consumirás a penas agua, la bañera tiene capacidad para muchos litros, que son innecesarios para nuestro aseo diario.
  13. Cuidado con las duchas largas, en ese caso, mejor baños. Si tienes pensado pasar más tiempo del estrictamente necesario para lavarte en tu ducha, decántate por darte un baño, por mucho que llenes de agua tu bañera, siempre serán menos litros que los que gastarás dejando el agua correr durante mucho tiempo innecesariamente.
  14. Cierra el grifo mientras te enjabonas. No es necesario dejar correr el agua de la ducha mientras nos enjabonamos el cuerpo o el cabello, tampoco lo es si nos estamos pasando la cuchilla. Cierra tu grifo mientras tanto.
  15. Cierra el grifo mientras te lavas los dientes. Esa agua que dejas correr no tiene ningún sentido. Abre el grifo solo cuando vayas a enjuagarte.
  16. No utilices agua corriente para descongelar alimentos. Esta práctica es muy habitual en todos nosotros, y es un gasto que podríamos evitar sacando los alimentos a descongelar con tiempo suficiente.
  17. Riega siempre de noche. Las altas temperaturas del día hacen que la mitad del agua se evapore y tengas que utilizar el doble para regar.
  18. Lava tu coche en un establecimiento de lavado. Al hacerlo nosotros mismos, el gasto de agua será mucho mayor, y el dinero que conllevará te hará gastar más que lo que te cuesta en un lavadero.
  19. Utiliza el agua que cambias a tus peces o tortuga para regar las plantas. No solo ahorrarás, sino que esta agua aportará nutrientes naturales a tus macetas.
  20. Haz que estos consejos sean parte de tu vida diaria. Conviértelos en costumbres, automatízalos, no solo tú, incúlcalo a todos los miembros de tu familia para que sea una forma de vida para siempre, te lo agradecerán.

 

GOTEA TU GRIFO… AJUSTA LAS PIEZAS

¿Tu grifo gotea? Antes de llamar a un fontanero ¡intenta arreglarlo tú mismo! En tiempos de crisis debemos agudizar el ingenio para ahorrar algo de dinero, y esta ocasión lo merece.

Las pequeñas averías en el hogar son más frecuentes de lo que nos gustaría, pero la mayoría de ellas tiene fácil solución, aunque de primeras no nos lo parezca, sin embargo, todos tendemos a hacer lo mismo para arreglarlas, descolgar el teléfono y llamar a un profesional, en este caso de goteo de un grifo, a un fontanero.

Pues bien, vamos a intentar arreglar el goteo del grifo nosotros mismos. Solo necesitaremos unas cuantas herramientas básicas, de las que todos y cada uno de nosotros tenemos siempre en casa (y si no, ¿para qué están los vecinos?), un poquito de voluntad, agudizar el ingenio lo máximo posible, unos simples consejos, y un poquito de paciencia y tiempo para dedicarle a nuestra vivienda. Por ello, todo lo que necesitamos para arreglar el grifo está al alcance de nuestra mano. ¡Para llamar al fontanero siempre hay tiempo!

Si tu grifo gotea, lo más normal es que sea porque alguna pieza se haya aflojado un poco, o porque la junta o goma se ha ido desgastando con el paso del tiempo, y esto tiene fácil solución, solo deberemos ajustar de nuevo las piezas, o cambiar la goma en el caso de que este sea el problema.

Lo primero que tenemos que hacer siempre que vayamos a realizar algún trabajo de fontanería, sea el que sea, es cerrar la llave del paso del agua, esto es imprescindible, ya que sino acabaremos empapados sin poder remediarlo, y liaremos una buena, llegando incluso a inundar la estancia en la que nos encontremos. En este punto hay que tener claro cuál es la llave de agua que debemos cerrar, ya que normalmente tenemos varias llaves de agua, específicas en cada una de las estancias como la cocina y el baño, y la llave de paso del agua general. Ante la duda, cierra todas, y así nos aseguramos de que todo vaya bien y no haya ningún percance de este tipo.

Una vez cerrada la llave de paso de agua correspondiente, examina el grifo en cuestión, hay varios tipos de grifo, y cada uno lleva su mecanismo, la gran diferencia va a ser si son de rosca, de los de toda la vida, o son monomando, cada uno se desmonta de una forma, puesto que no son iguales, por lo que debemos observar donde está el tornillo para desmontarlo. Llegados a este punto, si encuentras dificultades para empezar, puedes ayudarte con información de la web, en internet siempre encontrarás tutoriales de todo tipo, sobre todo en páginas especializadas, desde artículos paso a paso, hasta videos explicativos. Utiliza todos los recursos que tengas a tu alcance si ves que no tienes mucha idea de por dónde tirar.

También sería interesante que buscases información sobre las partes que forman un grifo, no es un mecanismo nada complejo, pero siempre viene bien tener una idea de qué es lo que nos vamos a encontrar al destornillar, qué partes lo forman, y qué función tiene cada una de ellas. Como para todo en la vida, saber qué estamos haciendo es imprescindible, y toda información es buena.

Llega el momento de desmontar tu grifo, es fácil y rápido, así que sin miedo. Quita el tornillo con la ayuda de una llave inglesa, y ve desmontando, fíjate bien en las piezas, y en que todo esté ajustado y apretado, si no es así, ajústalo, que para eso estamos metidos en esta aventura. Fíjate en cada parte, si has buscado la información previamente te será muy fácil identificar cada una de ellas.

Al llegar a la pieza que lleva la junta o goma, que será en la pieza del grifo llamada “árbol”, comprueba que esta esté bien, que no esté rota ni desgastada, ya que este suele ser el problema más común en las averías de nuestros grifos, esta goma se desgasta con el paso del tiempo, y deberás cambiarla si el problema es este.

Si el problema de nuestro grifo viene de alguna pieza en mal estado, lo más conveniente es que la sustituyas por una nueva, y para ello te recomendamos que lleves la pieza gastada cuando vayas a comprar la nueva para que sea exactamente la misma.

Solo tendrás que sustituir la pieza gastada o rota por una nueva y volver a montar el grifo siguiendo los mismos pasos, pero esta vez al contrario, de final a principio.

Arreglar el grifo que gotea tú mismo es fácil y rápido, te ahorrarás un dinero, y quedarás encantado con los resultados, y con la comprobación de que si te pones, puedes hacer todo lo que te propongas.

Si el problema de tu grifo es mayor, o crees que no puedes solucionarlo, no dudes en ponerte en contacto con un fontanero profesional.

 

 

NO TIRES NADA RARO POR TU WC

¡No tires nada raro por tu WC! Esta frase sí que te parecerá raro leerla ¿no? Es obvio, todos sabemos que no se puede echar nada raro por el wáter, de hecho, si nos preguntasen a cada uno de nosotros, si tiramos por el urinario desechos que no deberíamos, estoy convencida de cuál sería la respuesta de todos y cada uno de nosotros, un no, un no rotundo. Y es que, el problema principal viene por la siguiente pregunta: ¿Qué consideramos cada uno de nosotros que es lo “raro” que no se puede tirar al wáter? Es aquí donde encontramos el problema.

Todos nosotros nos movemos por costumbres, dependiendo del entorno, tanto familiar como social, dependiendo del país o la ciudad, dependiendo incluso de la edad. Lo que para cada uno de nosotros es apto, o no, para ser tirado por el inodoro varía mucho de unas personas a otras, es algo subjetivo según las costumbres y creencias de cada uno, y lo cierto es que todos estamos equivocados, y todos arrojamos al wáter sustancias que no deberíamos sin saberlo, ya que, en realidad, lo único que debería pasar por nuestro W.C, además de nuestros desechos orgánicos, obviamente, que es para el uso que está ideado el inodoro, es el papel higiénico, y en algunos países ni siquiera eso.

¿No lo crees?, ¿piensas que tú no tiras par el W.C., nada que no deberías tirar? Compruébalo tú mismo, y sigue leyendo, seguro que al terminar este artículo te das cuenta de que hay algo que haces mal, que tieras al inodoro algo que no deberías, y en el mejor de los casos, seguro que cambias de opinión, de creencias y costumbres, y empiezas a hacer las cosas bien en lo que a tu W.C. se refiere.

El váter no es un cubo de basura, ni una papelera, ni un contenedor de desechos, ni mucho menos. Si buscamos cómo define la Real Academia de la Lengua Española la palabra “váter”, no nos cabrá ninguna duda de qué es, y para qué se usa, ésta nos deriva a la palabra “inodoro”, la cual describe como: “Aparato sanitario para evacuar los excrementos y la orina, provisto de un sifón que evita los malos olores”, excrementos y la orina, ni más ni menos. Por lo que deberíamos prescindir de tirar cualquier otro objeto o sustancia que no sea alguna de estas dos, permitiendo el papel higiénico exclusivamente como extra.

Cosas que no deberíamos tirar al váter, y que aun así, son tiradas por la inmensa mayoría de personas, y son la causa de la mayoría de las averías y atascos en tuberías, y del empeoramiento del medio ambiente:

  • Toallitas húmedas. Estas toallitas son el peor de los males del alcantarillado de todas las ciudades. Tirarlas al váter es altamente perjudicial para nuestras tuberías y sistemas de alcantarillado, y con la moda de su uso, cada vez más generalizado, es la mayor causa de este tipo de problemas.
  • Tampones y compresas. No, no son aptas para tirarlas por el váter, por mucho que sus envases indiquen que sí lo son en algunas marcas. Su sitio son las papeleras y cubos de basura. Son otra de las causas más generalizadas de atascos en todos los hogares, y en el alcantarillado comunitario.
  • Pañales. No, rotundamente no, no pueden tirarse por el váter. Puede parecer algo obvio, pero las estadísticas dicen que no es ni una familia, ni dos, sino muchas las que piensan que es un buen sitio en el que deshacerse de ellos.
  • Algodón y discos desmaquillantes. Este tipo de tejidos son especialistas en agarrarse a las paredes de los desagües, y tuberías.
  • Tiritas y apósitos. Su lugar tampoco es el inodoro, evidentemente, no se deshacen con facilidad, y van pegándose a las paredes de toda la instalación de aguas residuales provocando bloqueos.
  • Condones. Tampoco el váter está preparado para tragarse condones. Han producido cantidad de atascos en edificios, y alcantarillados. Y son muy perjudiciales para la sostenibilidad del medioambiente.
  • Hilo dental. Por inofensivo que pueda parecer algo tan fino, y que se rompe con tanta facilidad, la acumulación de hilo dental va formando el mismo tejido perjudicial para las tuberías.
  • Colillas de cigarrillos. Fumadores, ojo al dato, las colillas no se pueden tirar por el váter, de la misma manera que son perjudiciales para tu salud, lo son también para la contaminación de las aguas, por no hablar de que son materiales que no se deshacen con ninguna facilidad.
  • Medicamentos. Está clarísimo que al tirar los medicamentos al váter vamos a contaminar e intoxicar el agua, pero parece que no nos paramos a pensarlo, y es importante hacerlo a partir de ahora.
  • Aceite. Todas las grasas y sustancias que nos podamos imaginar están contaminando si las tiramos por el inodoro. Acércate al punto limpio establecido para deshacerte de este tipo de productos.

Podríamos seguir con la lista y no acabaríamos nunca, por ello, después de leer esta pequeña listas de sustancias y desechos más frecuentes encontradas en nuestras tuberías, desagües, y alcantarillados,…

¿Estás seguro de que no tiras al váter nada que no debas?

 

 

¿HAS MIRADO LOS FILTROS? EVITA ESA PREGUNTA

¿Has mirado los filtros? Si te ha tocado alguna vez escuchar esta pregunta de tu fontanero, has llegado al sitio correcto. Te explicamos cuál es el secreto para no volver a escucharla.

Cuantos de nosotros hemos acabado llamando a un fontanero con algún problema en nuestras tuberías o grifos, y hemos escuchado esta pregunta del profesional…y es que un mal mantenimiento de los filtros de nuestra instalación de agua, suele ser el problema más común en todos los hogares, y el que provoca más averías en todas nuestras tuberías y grifos. Así que es hora de solucionarlo, y que no tengamos que volver a escuchar esta pregunta, o por lo menos, si la escuchamos, que no sea por no haber puesto todo lo posible por nuestra parte.

Los filtros son una pieza de gran ayuda en nuestra instalación de agua del hogar, son los que nos ayudan a que nuestras tuberías y grifos funcionen correctamente, y nuestro agua de consumo diaria sea lo más adecuada posible, pero como todo, necesita una limpieza, y un mantenimiento, mínimo mensual.

El mayor problema que sufren los filtros, y el más silencioso, ya que puede pasar totalmente desapercibido hasta que ya no hay solución, es el de la cal. Dependiendo de la región en la que vivamos, este problema aumenta o disminuye, ya que la cantidad de cal en el agua depende del tipo de suelo de cada zona. A mayor cal, será un agua más dura, y, por lo tanto, mayor deberá ser nuestro cuidado con los filtros.

Hay que dejar claro, que porque el agua de nuestra zona sea agua dura no significa que nuestra salud corra ningún tipo de riesgo, si es cierto que puede causar picores en personas con pieles muy sensibles o en bebés, pero esto serían tan solo casos aislados, y sin ninguna gravedad. Lo que este agua dura perjudica, realmente, es al funcionamiento normal y correcto de nuestras tuberías y grifos, ya que al estar pasando el agua constantemente por el interior de estas piezas, se van quedando restos de esta cal que lleva el agua, y formando películas de este tipo de sales, que aunque muy finas, con el paso del tiempo llegarán a formar tomos gruesos, y duros como piedras, que van obstruyendo las tuberías e incluso los filtros, tanto de estas últimas como de los grifos.

Otro de los grandes problemas, sobre todo en la cocina y en el baño, son los pelos y los restos de sustancias, o comida, que se cuelan, o dejamos caer, como si de trituradoras o papeleras se tratase. Esto produce un gran atascamiento que pude convertirse en un buen quebradero de cabeza.

Un buen mantenimiento de tus filtros y tuberías es la solución más acertada para evitar males mayores, un mantenimiento preventivo, que llaman los profesionales del sector, y esto, podemos hacerlo en casa con solo adquirir unas buenas costumbres diarias, y con una serie de tratamientos específicos de vez en cuando para deshacer o desatascar lo poco que vaya acumulándose en nuestros filtros y tuberías, antes de que se convierta en un problema serio.

  • Deberemos, siempre, prestar atención y tener cuidado para no dejar pasar por nuestros sumideros ninguna sustancia perjudicial. Limpiar bien los restos de comida del fregadero para que no acaben en la tubería, los pelos de la ducha después de cada baño, etc. Son pequeños actos que no nos supondrán ningún esfuerzo, y que nos salvarán de muchas averías.
  • Usa rejillas en todos los desagües. Esto evitará que pasen a las tuberías la mayoría de sustancias indeseadas.
  • Limpiar los filtros de los cabezales de los grifos periódicamente. Los restos de cal también se quedan en éstos, y perjudican el paso del agua, por lo que deberemos desenroscarlos de vez en cuando y sumergirlos en vinagre durante una hora para que deshaga la cal por completo, y queden limpios de nuevo.
  • Limpiar el interior de las tuberías. Realiza una mezcla de líquidos caseros para desatascar las tuberías, puedes utilizar vinagre o bicarbonato, siempre con agua muy caliente. Estos productos naturales son muy apropiados, y no son nocivos como los químicos para desatascos.
  • Limpiar el sifón. El sifón que queda a la vista, es decir en el exterior, podemos limpiarlo fácilmente nosotros mismos, tanto el de lavabos como el de fregaderos, sin tener que llamar a un fontanero. Solo tenemos que desenroscarlo para para limpiar su interior. Recuerda siempre poner un cubo debajo, ya que el agua que quede en él, caerá.
  • Utiliza desatascadores. Los desatascadores de toda la vida son muy eficaces, y ayudarán notablemente en tu limpieza y mantenimiento de desagües y tuberías.

Convirtiendo en costumbre estos pequeños actos, evitaremos la mayoría de los problemas con nuestros filtros, y evitaremos con ello la famosa pregunta de: ¿has mirado los filtros?

 

 

Como reparar bañera desconchada ?

Para reparar una bañera desconchada es necesario contar con las herramientas necesarias. De lo contrario, esta tarea puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Estás por aprender cómo arreglar una bañera desconchada con un reparador de cerámica profesional que puedes adquirir sin problemas en la ferretería más cercana.

Utilizaremos un kit especial para reparar bañeras desconchadas, este trae los siguientes materiales: lija gruesa, lija fina, masilla reparadora, endurecedor, espátula y pintura.

Pasos para la reparación:

  • Limpiaremos exhaustivamente toda la zona a reparar. Eliminaremos el óxido con la lija gruesa y después asearemos todo el lugar afectado sin dejar ningún rastro de grasa. Esperaremos todo el tiempo que sea necesario para que se seque sin dejar nada de humedad.
  • Prepararemos la mezcla para la reparación. Aquí incorporaremos un poco de endurecedor a la masa. Lo recomendado es una parte de endurecedor por treinta de masilla.

Con la mezcla lista, tendremos cuatro minutos para aplicar la masilla. La idea es rellenar cada hueco que tenga la bañera con nuestra mezcla, esto lo haremos con ayuda de la espátula.

Cuando hayamos finalizado este paso dejaremos secar la zona por cuarenta minutos.

  • Una vez que la mezcla se haya endurecido eliminaremos el exceso de masilla utilizando la lija fina. Debemos dejar la bañera con un aspecto fino y sin bultos.
  • Llegó la hora de pintar. Agitaremos el aerosol para evitar grumos, lo mantendremos a una distancia de 15 cm de la zona afectada y aplicaremos una segunda mano a los 10 minutos de haber culminado el proceso.

Aunque no destacará por un hermoso acabado, la bañera durará bastante tiempo ya que estos productos tienen mucha resistencia a la humedad y a las altas temperaturas.

Teniendo los productos adecuados, arreglar una bañera desconchada no posee mucha complejidad. Sin embargo, es necesario realizar cada paso con mucha atención para no cometer errores que afecten el proceso de reparación.